Opiniones de un blogger

Tipos de engranajes para los diferentes productos a fabricar

¿Has visto alguna vez el interior de los relojes analógicos, es decir, los llamados relojes de cuerda? ¿Has observado que hay unas especies de ruedas con dientes unida a unas más pequeñas? Pues bien, eso ha sido obra de fabricante de engranaje, porque este sistema donde se unen estas ruedas dentadas se denomina engranajes.

Todos los sistemas de engranajes son así, una rueda dentada más grande mueve a otra más pequeña igualmente dentada o a un eje al que va conectado. A la rueda grande se le llama corona y la más pequeña recibe el nombre de piñón.

No se sabe con certeza cuando fueron inventados estos sistemas de engranajes, o al menos ningún libro o autor afirma conocer el nombre del inventor; pero lo que sí es seguro es que eso fue hace miles de años, pues sus orígenes se remontan a los tiempos de la antigua China.

De hecho, se tiene la sospecha de que los antiguos egipcios aunque no conocían la rueda si tenían conocimiento de la función de los engranajes y por ello pudieron mover los grandes bloques para construir sus famosas pirámides.

¿Qué buscaban exactamente los fabricantes de engranajes con la invención de estos sistemas?

Los sistemas de engranajes tienen diferentes funciones, todo depende del tamaño de los mismos y las partes que lo componen.

En el caso del reloj analógico, los engranajes en su interior hacen que de las tres manecillas, una (la más larga, el segundero) vaya más rápido que las otras dos. A su vez otra de las manecillas (el minutero) se mueve más rápido que la tercera manecilla (el horario) y eso es también es debido a los engranajes.

En otras palabras, los engranajes representan un sistema o mecanismo que permite transmitir diferentes velocidades a las partes móviles de un dispositivo.

En la actualidad, más allá de ser utilizados en relojes de cuerda, los engranajes tienen un vasto campo de aplicación; de hecho, resulta muy raro que haya un dispositivo móvil (ascensor, cinta transportadora, escalera mecánica, entre otros) donde no se emplee este tipo de ingenio.

Asimismo, se utilizan engranajes en diferentes tipos de aplicaciones en los que se complementan con motores eléctricos para el control o regulación de movimiento. Por ejemplo, las cajas reductoras de los automóviles.

Por otro lado, como hay engranajes de diferentes tamaños y formas estos pueden utilizarse en diferentes aplicaciones para diversas funciones. Así, los hay tan pequeños que los puedes llevar fácilmente en la muñeca, como en el caso del reloj.

Contrariamente, otros engranajes resultan inmensamente grandes y se emplean, por ejemplo, conectados a las turbinas de las grandes empresas hidroeléctricas.

Ahora bien, sin ir a los extremos podemos decir que los fabricantes de engranajes previeron que estos se emplearían en industrias de todo tipo, desde las más sencillas hasta las más sofisticadas, y desde los artefactos más comunes (por ejemplo, una bicicleta) hasta tan complejos como una locomotora.

Los engranajes constituyen en la parte esencial de los reductores de velocidad

Precisamente uno de los mecanismos más útiles donde se incorporan engranajes son las llamadas cajas reductoras o reductores de velocidad.

Estas cajas reductoras consisten en un sistema de engranajes que permiten transmitir movimiento desde un motor a un eje acoplado que rota a elevada velocidad.

Asimismo, existen diferentes tipos de reductores de velocidad dependiendo del tipo de engranaje que contenga. Así se tienen cajas reductores con los engranajes denominados coaxiales, octogonales, paralelos, entre otros.

En definitiva, debemos agradecer a los fabricantes de engranajes, del pasado y los actuales, por desarrollar este ingenioso sistema que son los engranajes, pues esto ha significado numerosas aplicaciones destinadas a mejorar nuestra calidad de vida.

 

Comments are closed.